fbpx

Km 7 1/2 vía Salitre
593-3713540 Ext. 213

UNA PERSPECTIVA DESDE LA  EXPERIENCIA

“Todos tenemos la habilidad de cambiar, siempre y cuando nos lo propongamos” R. Gómez.

No cabe duda el gran reto que representa la modalidad virtual en la que actualmente se encuentra inmersa la comunidad educativa y más aún para uno de los protagonistas de la educación como es el docente.

001

 

Nuestra labor tuvo que sufrir una transición significativa, que implicaba abrir nuestras mentes y experimentar con nuevas herramientas tecnológicas con las que quizás, muchos de nosotros, no estábamos familiarizados; sin embargo las dificultades que se fueron presentando en el camino eran una oportunidad para mostrar cuán comprometidos estamos con nuestros estudiantes y no dudar de nuestra vocación.

Como docente, la mayor dificultad que tuve fue el espacio; ya que acostumbrado a un entorno físico y a la interacción directa con mis estudiantes, necesité adaptarme a un medio 100% virtual, sin perder mi rol de guía en el aprendizaje.

002


La frase célebre “Quien no evoluciona, se extingue” invita a la reflexión de ir a la par con el desarrollo de nuestro mundo, mostrando la capacidad de adaptarnos y aceptar el cambio.


En este contexto, es fundamental destacar las ventajas de esta metodología virtual; como el hecho de que dió pie a la exploración y dominio de herramientas tecnológicas, enriqueciendo aún más nuestro aprendizaje como profesionales para brindar así el máximo de nuestras capacidades. 

Por otro lado, dentro de sus desventajas puedo identificar la complejidad de aplicar en clases ciertos modelos de intervención como los debates, lo que en ocasiones limitaría la dinámica de la misma.

003

Si me dan a elegir entre ambas modalidades, escogería la  presencial ya que es donde justamente aparece la magia tan enriquecedora de enseñar, aflora esa parte humana del docente de atender a primera mano, las dificultades de un estudiante, o inclusive despierta el interés en caso de no tenerlo, principalmente en adolescentes.

La habilidad de nuestros estudiantes es grandiosa al momento de mostrar el dominio de estas herramientas tecnológicas. Sus ocurrencias y formas astutas de desempeñarse en clases, que en ocasiones nos provocan una sonrisa, nos hacen recordar que a pesar de todo, no pierden esa característica propia de su edad, ese ser humano en desarrollo que necesita de nuestro aporte y acompañamiento en este camino de formación.

Siendo docente, es necesario recordar que todos los días aprendemos algo nuevo. Factores como la voluntad y determinación son necesarios para la adaptación a este enorme cambio el cual no es imposible, siempre que apliquemos la disciplina y voluntad de superar las expectativas.

Ricardo Gómez

Docente